lunes, 2 de febrero de 2015

Luz de la casa.



Conservar algo que me ayude a recordarte,
sería admitir que te puedo olvidar.

William Shakespeare.

viernes, 30 de enero de 2015

Sobre el bullicio.


PD: Pinchad en la imagen para verla a tamaño completo ;)


Por esas ciudades que corren y no esperan a nadie.
Por el anonimato de sus habitantes en las terrazas de los bares.
Porque todo siga y no se pare, porque aunque la ciudad cambie, la gente muera y vengan nuevos aires, su esencia siempre sea la misma, ya estén hechas de madera, hormigón o carne.


miércoles, 28 de enero de 2015

Quédate




Quédate.
No te vayas todavía. Quédate un rato más,
Déjame, déjame que te cuente.
Bailemos al son de las zancadillas de
Nuestros compatriotas una vez más.
Bebamos juntos el vino de las copas
Rotas que un día arrasaron sus firmes
E inquebrantables pisadas al mirar
Sobre nuestros hombros desgastados.
Quédate a disfrutar del nuevo día que
Está por llegar, ése en el que los corderos
Se arrojan embravecidos a las calles
Aullando por su libertad. Ese día en el que
El hambre de la diezmada verdad
Sobreponga al miedo a perderlo todo.
No te vayas, aún no has visto mi amanecer,
Aún no has contemplado mi caída cíclica,

Aún, después de todo, has de verme renacer.

Sara Corral Adán.

miércoles, 14 de marzo de 2012

miércoles, 7 de marzo de 2012

¿Te cuento un cuento? Conmigo no cuentes.




Que le den por culo a los que no sepan apreciarte.
Quiérete mucho, niña, que nadie te borre tu preciosa sonrisa.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Pointless.




La estupidez de los grandes imperios: formados por grandes personas y hundidos por pequeños insensatos.

Desde dentro.





Yo no quiero cargar con tus maletas, yo no quiero que elijas mi champú. Yo no quiero mudarme de planeta, cortarme la coleta, brindar a tu salud. Yo no quiero domingos por la tarde, yo no quiero columpio en el jardín, lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí.
Y morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres.
Porque el amor, cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren.




Joaquín Sabina.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Desahogo de un corazón salvaje.



¿Cómo sujetar mi alma para
que no roce la tuya?
¿Cómo debo elevarla
hasta las otras cosas, sobre ti?
Quisiera cobijarla bajo cualquier objeto perdido,
en un rincón extraño y mudo
donde tu estremecimiento no pudiese esparcirse.

Pero todo aquello que tocamos, tú y yo,
nos une, como un golpe de arco,
que una sola voz arranca de dos cuerdas.
¿En qué instrumento nos tensaron?
¿Y qué mano nos pulsa formando ese sonido?
¡Oh, dulce canto!

Rainer Maria Rilke.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Sirenas en mi cabeza...





Caminas sin rumbo y sin percatarte, te paras.
Escuchas una dulce melodía que te embriaga y te fascina. Lentamente, va envolviéndote entre sus do re mis y entras en un sueño del que nadie es capaz de sacarte. 
Estás despierta, pero en las nubes, en la caja de música de aquella muchacha de blanco que tocaba su flauta travesera. Gracias a la música por ponerle los puntos a las íes, por imaginarnos en vela cuando el mundo duerme.

sábado, 6 de agosto de 2011

Vistas desde la Torre Eiffel



Yo te estaba esperando.
Más allá del invierno, en el cincuenta y ocho,
de la letra sin pulso y el verano
de mi primera carta,
por los pasillos lentos y el examen,
a través de los libros, de las tardes de fútbol,
de la flor que no quiso convertirse en almohada,
más allá del muchacho obligado a la luna,
por debajo de todo lo que amé,
yo te estaba esperando.
Yo te estoy esperando.
Por detrás de las noches y las calles,
de las hojas pisadas
y de las obras públicas
y de los comentarios de la gente,
por encima de todo lo que soy,
de algunos restaurantes a los que ya no vamos,
con más prisa que el tiempo que me huye,
más cerca de la luz y de la tierra,
yo te estoy esperando.
Y seguiré esperando.
Como los amarillos del otoño,
todavía palabra de amor ante el silencio,
cuando la piel se apague,
cuando el amor se abrace con la muerte
y se pongan mas serias nuestras fotografías,
sobre el acantilado del recuerdo,
después que mi memoria se convierta en arena,
por detrás de la última mentira,
yo seguiré esperando.


Luis García Montero

jueves, 4 de agosto de 2011

De vuelta a la rutina.



Pasarlo mal es la antesala de alguna cosa,
lo malo es que no se suele saber de qué,
y la vida se convierte en sala de espera,
en un ring de boxeo con dos pretendientes:
tú y el porvernir.

Marwan.

viernes, 3 de junio de 2011

Te vi.


Te vi, y silenciosamente fue surgiendo un amor
que bombeaba raíces dentro de mi corazón.
Te vi, y sin quererlo callé lo que decían mis labios
por dejar paso a las palabras de mi alma en tus manos;
porque la canción más bonita es aquella que se escribe
con los ojos cerrados y la vista puesta en un latido
imperativo que corre hacia tu umbral sin camino de vuelta,
en un querer que llene de humeante calor tu pecho vacío.
Y es que, cariño, unas dulces palabras que vayan directas al corazón,
valen más que cualquier carta, poema, rosa o canción de amor...
Te vi, y sinceramente, queriéndolo o no, me enamoré de ti.
Sara Corral Adán.

domingo, 22 de mayo de 2011

En búsqueda del sentido.


Sentirse libre como el aire que cala tus pulmones como agua de mayo. Pensar que estás rozando el cielo cuando estás a 2cm de sus huesos en medio de una noche estrellada. Respirar a bocanadas, inspirar hondo, muy hondo, y creer que cielo e infierno caben en tus manos. Ser el dueño de tu propio destino, sin importar lo que el futuro te prepare por medio.
Eso, eso es precisamente lo que ando yo buscando, y llevo unos días que creo toparme con ello, pero finalmente lo pierdo entre mis ganas de tenerlo y la impaciencia que me provoca el verlo desvancerse una y otra vez cuando aparentemente lo he conseguido... Sigo en mi búsqueda del sentido, en pos de ese "algo" que me haga que mi corazón se desborde de vida.